Abrazar el dolor


Imagen1Cuando abraces el dolor y lo hagas parte de ti desaparecerá…

Al sentir dolor la mayoría nos resistimos… es como que nos resulta imposible asumir ese sentir… entonces nos ahogamos en la desesperación, lo ocultamos, tratamos de que no se note y allí nuestro interior se quiebra, se desborda, y una sensación de ahogo nos invade… y la tristeza se apodera de nosotros…

Abrazar el dolor… no rechazarlo… sentirlo… asumir que es parte de nosotros en algunos momentos de nuestra vida…

Cuando el dolor nos invade es el momento de decidir entre pegar el salto al salvavidas o hundirse abrazado al peso del sufrimiento.

Hoy recuerdo parte de un texto de Mateo Bautista que leí hace años y que decía: “Todo sufrimiento trae un mensaje de crecimiento, si es escuchado”.

Conviene identificar verdaderamente las causas que lo provocan y encontrar nuevas fuentes de sentido: buenas relaciones humanas, sanas reconciliaciones, nuevos intereses vitales, motivaciones altruistas…

Sufrir sanamente para dejar de sufrir es utilizar el sufrimiento para pasar del apego al amor, de la manipulación a la libertad, del vacío a la felicidad, del sin sentido al sentido.

Es poner amor en todo sufrimiento para que me purifique.

Así desaparecerá el sufrimiento, el dolor, dejando como herencia:

“El secreto de la vida…”

Por eso abrazar el dolor es importante, estamos enseñados para combatir el dolor, y es nuestro desafío elaborar sanamente el sufrimiento.



Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *