El gusto de vivir


Felices los que saben reírse de sí mismos; Porque nunca terminarán de divertirse.

Felices los que saben distinguir una montaña de una piedra; Porque evitarán muchos inconvenientes.

Felices los que saben descansar y dormir sin buscar excusas; Porque llegarán a ser sabios.

Felices los que saben escuchar y callar; Porque aprenderán cosas nuevas.

Felices los que son suficientemente inteligentes como para no tomarse en serio:
Porque serán apreciados por quienes los rodean.

Felices los que están atentos a las necesidades de los demás sin sentirse indispensables;
Porque serán portadores de alegría.

Felices los que saben mirar con seriedad las pequeñas cosas y con tranquilidad las cosas grandes;
Porque irán lejos en la vida.

Felices los que saben apreciar una sonrisa y olvidar un desprecio; Porque su camino estará pleno de sol.

Felices los que piensan antes de actuar y rezan antes de pensar; Porque no se turbarán en lo imprevisible.

Felices los que saben callar y ojalá sonreír cuando se les quita la palabra, se los contradice o cuando les pisan los pies;
Porque el amor comienza a penetrar en su corazón.

Felices los que son capaces de interpretar con benevolencia las actitudes de los demás;
Porque conocen el valor de la caridad.

Felices los que saben reconocer al Señor en todo lo que encuentran; porque habrán hallado la paz y la verdadera sabiduría.

Si tienes fe en Dios, asume el compromiso de ser cada día más amoroso, más bueno, más humilde, más justo, y podrás cumplir todos
los compromisos adquiridos. Él te apoyará y nunca estarás solo.



Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *