Gracias, Señor


GRACIAS, SEÑOR, por la paz, la alegría y por la unión que los hombres, mis hermanos, me han brindado.
Por esos ojos que con ternura y comprensión me miraron.
Por esas manos que me levantan en mis caídas.

GRACIAS, SEÑOR, por esos labios cuyas palabras y sonrisas me alientan.
Por esos oídos que me escuchan.
Por ese corazón de amistad que me da cariño y amor.

GRACIAS, SEÑOR, por la fe que me has dado en Ti y en los hombres; por la fe que a veces se tambalea pero que Tú nunca dejas de fortalecer.

GRACIAS, SEÑOR, por el perdón que recibo y regalo, pero que, otras veces he callado.

GRACIAS, SEÑOR, por perdonar mis descuidos y olvidos, mis caprichos y silencios cuando debería haber hablado.

GRACIAS, SEÑOR, por disculpar esos labios que no sonrieron, por esa palabra que callé, esa mano que no tendí y ese corazón con el que no amé.

GRACIAS, SEÑOR, por estar en todo momento cuidando de nosotros.



Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *