La violinista de 101 años de Auschwitz a la que saludó el Papa


Era joven cuando su violín la salvó de la cámara de gas. Aún no había cumplido ni los 30, cuando fue detenida junto a su madre y trasladada al campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau. Ahora, con más de un siglo -tiene exactamente 101 años-, regresó al mismo escenario de muerte, pero movida por la esperanza.
Helena Dunicz-Niwiska fue una de las11 supervivientes del Holocausto que se reunió este viernes con el pontífice.La anciana, que a pesar de su avanzada edad se mantiene completamente lúcida, fue obligada a formar parte de una orquesta que en el campo de exterminio tocaba para los nazis.
Sus dotes musicales eran tan extraordinarias que llamaron la atención a los oficiales de las SS. La joven había empezado a acariciar el violín a la edad de diez años en la localidad de Lviv, en el oeste de Ucrania, de donde es originaria. Y desde entonces la música siempre acompañó su vida. Hasta el punto de conseguir librarla de la muerte.En 1941 se creó una orquesta de prisioneros en Auschwitz. Su primer ensayo se llevó a cabo en la barraca número 24.
Los nazis permitieron que los reclusos más duchos con los instrumentos pudieran tocar para que marcaran el paso del resto de prisioneros cuando se dirigían al trabajo, y también para que amenizaran las veladas a los oficiales alemanes las noches de los sábados y los domingos.Helena formó parte de la orquesta de mujeres desde casi el preciso instante que pisó el campo de exterminio, en enero de 1943. Su madre llegó con ella pero no resistió las terribles condiciones: a los dos meses perdía la vida.La violinista estuvo en el Auschwitz-Birkenau hasta enero de 1945, poco antes de su liberación por los soviéticos, pero no tuvo la suerte de presenciar la llegada del ejército rojo. Antes fue trasladada a otro campo de concentración.
Esta vez en Alemania: Ravensbruck primero, y Neustadt-Glewe, después. Allí, por fin, fue puesta en libertad.Helena vive en la actualidad en Cracovia y en 2013, con 98 años, publicó el libro ‘One of the girls in the band. The memories of a violinist from Birkenau’ (Una de las chicas de la orquesta. Las memorias de una violinista de Birkenau). Unas memorias que hoy, en pocas palabras, resumió al Papa.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *