No estamos solos


a reflejos de luzSeñor, no es posible seguirte por libre.
Tu llamada es para vivir con gozo
la alegría del Evangelio.
Tu oferta es vivir con fuerza la fe
en comunidad.
Ser creyente en Ti, no es jugar al protagonismo,
ser creyente en Ti, es hacer de la vida
un servicio gratuito.

Tú me llamas a romper mi cáscara,
y derribar mi muro,
para buscar el lugar donde vivir mi fe,
mi parroquia, mi familia, mi grupo,
mi comunidad.
Es ahí donde he de formarme
como discípulo tuyo.

Tú quieres que mi corazón se haga grande,
crezca mi capacidad de amar.
Tú pones en mí, ilusiones, ideales,
grandes metas, las bienaventuranzas,
Y quieres que, para ser fecundo, eche raíces, en la Iglesia



Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *