Platos rotos


No existen hombres que nunca hayan roto un plato. No ha nacido el genio que nunca fracase en algo.

Lo que sí existe es gente que sabe sacar fuerzas de sus errores y otra gente que de sus errores sólo saca amargura y pesimismo.

Y sería estupendo educar a los jóvenes en la idea de que no hay una vida sin problemas, pero lo que hay en todo hombre es capacidad para superarlos.

No vale, realmente, la pena llorar por un plato roto. Se compra otro y ya está. Lo grave es cuando por un afán de imperfección imposible se rompe un corazón.

Porque de esto no hay repuesto en los mercados.

José Luis Martín Descalzo



Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *