Abrazar el mundo


Abrazar el mundo no es simplemente abrir los brazos y aferrarnos a él… es amarlo, cuidarlo, mimarlo y respetarlo.
El mundo es el lugar que nos alberga y nos permite vivir.
El mundo es el lugar donde nuestra vida se desarrolla permitiéndonos formar parte del universo que Dios ha creado.
Amar el mundo es amarnos a nosotros mismos y a los que nos rodean porque… ¿qué mejor forma de cuidarlo que atendiendo cada día lo que hay a nuestro alrededor?
El ser ecológicos es fundamental para que el planeta no muera y el ser bondadosos con el prójimo es fundamental para que nuestra presencia en este planeta tenga una justificación  y razón de ser.
Abrazamos el mundo cada vez que perdonamos, cada vez que miramos con ojos compasivos el sufrimiento de los otros y cada vez que luchamos por la paz.
Abrazamos el mundo cuando somos nosotros mismos sin temor ni cobardía manifestando aquello en lo que creemos.
Abrazamos el mundo cuando rezamos por el dolor que padece causado por la envidia y el rencor de los otros.
Abrazamos el mundo cada vez que ponemos en manos de Dios aquello que somos.
Encar_AM
www.reflejosdeluz.net


Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *