Esfuerzo


El esfuerzo por alcanzar las metas que nos planteamos cada amanecer es un riesgo que corremos en cada momento del día desafiando a la noche el alcanzarlas o no.
Nadie dijo que la generosidad y la entrega fuesen fáciles de conseguir.
Ningún camino hacia lo alto no supone constancia, paciencia, desvelos y coraje… pero si persistimos en nuestro empeño de ser mejores cada día y ofrecer aquello que somos por causas nobles y justas nuestro esfuerzo se verá recompensado.
Persistir es arriesgar, es acompañar, es proteger aquello que queremos y afianzarnos en lo que creemos.
Persistir es dejar a un lado lo negativo y dejar el tiempo pasar para poder descubrir la grandeza de aquello que vivimos.
Persistir en la fe es agarrarnos fuertemente a los brazos de Dios que siempre acompaña el camino de nuestra vida.
Persistir es Amar.


Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *