Fuerzas enfrentadas


A veces nos encontramos con fuerzas enfrentadas que nacen de formas diferentes de ser y de pensar.
Cuando no somos capaces de dialogar y llegar a acuerdos comunes surge dentro de nosotros la impotencia, el malestar y la rebeldía.
Con frecuencia queremos hacer a los otros parte de nosotros mismos, queremos igualarlos, que piensen y vivan las situaciones tal como lo hacemos nosotros.
Es fácil que nos unamos a grupos afines para luchar por un mismo interés o postura… unimos fuerzas para ganar a la fuerza opuesta…
El vencedor de esas batallas suele ser el más fuerte, el que más personas se lleva a su terreno. Pero la lucha por aquello en lo que pensamos y creemos cabalga sola… no se alía con nadie.
Es importante conocernos, esforzarnos por aquello en lo que creemos y respetar siempre al que es diferente a nosotros.

Encar_AM
www.reflejosdeluz.net



Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *