Malditas guerras


Maldigo las guerras una y mil veces más.
No termino de entender el odio humano a gran escala hasta tal punto de matarnos unos a otros.
Los intereses financieros, la política, las religiones extremistas, la lucha por el poder y los muros de los países, junto con otros motivos llevan a la locura humana de matar, dominar, arrasar, denigrar…
No lo entiendo… una y mil veces más… no lo entiendo.
Quiero agarrarme al mensaje de amor y paz que nos trajo un hombre sencillo, hijo de Dios, Jesús de Nazaret, que sembró paz y nos dejó su paz.
Ruego por los pueblos en guerra, por las grandes guerras y las pequeñas guerras que libramos en nuestro entorno más cercano.
Jesús, danos tu paz.

Encar_AM
www.reflejosdeluz.net



Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *