Que tu coraje sea mayor que tu miedo


Cuando el miedo llama a nuestra puerta es difícil hacerle frente y acogerle como parte de la vida.
El miedo nos paraliza, se apodera de nosotros hasta tal punto de bloquearnos la razón y obstaculizarnos el sentido común.
El miedo es una reacción lógica ante cualquier situación que supone para nosotros un peligro, pero la valentía y el coraje también son elementos que están muy presentes dentro de nosotros.
Por eso, cuando tengas alguna situación por la cual sientas miedo o pánico recuerda que tu valentía siempre puede ser mayor. Son muchos los dones que tienes para poder enfrentar esos miedo que te visitan.
Sopla fuerte cuando el fuego se acerque a tí, no huyas… el miedo no se soluciona con la huída, se soluciona enfrentándolo.
Recuerda que Dios nunca nos abandona y, por encima de todo y de todos, siempre está ahí velando por nosotros.
Encar
www.reflejosdeluz.net


Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.