Crecer en el desierto


La sequía es la ausencia de vida, la aridez y la falta de agua que pueda proporcionar un mínimo de posibilidades para sobrevivir.

Hay momentos en nuestra vida en los que podemos sentirnos secos de proyectos, ilusiones y emociones pero… si es posible que una plantita crezca en la soledad del desierto también es posible que nuestra existencia de frutos, aunque a veces nos cerremos a la evidencia de que estamos vivos y podemos dar vida a nuestro alrededor.

Las grietas de nuestro corazón nunca se cerrarán si no damos paso al «agua de la vida» manifestado en el amor a lo que somos y podemos dar a los demás.

Por eso, nunca des nada por perdido, no te desanimes cuando sientas sequedad en tu alma… porque Dios siempre está a tu lado ofreciéndote su amor misericordioso capaz de hacer posible lo imposible.

Encar_AM
www.reflejosdeluz.net



Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *