Nuestros ángeles


No los vemos, pero siempre están ahí: acompañándonos, alentándonos, animándonos, ayudándonos…
No los vemos, pero siempre nos acompañan; dondequiera que vamos, ellos están presentes…
Son nuestros ángeles.
No hablo de fantasía o ficción, hablo de realidad.
No son diminutos ni tienen alas, no vagan volando a nuestro alrededor… simplemente están ahí, dentro y fuera de nosotros.
¿Quiénes son esos ángeles? La respuesta es sencilla: son aquellos seres que forman parte de nuestra vida de manera especial.
Los que sufren con nuestro dolor y lo acompañan.
Los que se alegran con nuestras alegrías.
Los que nos miran de frente, sin temor a encontrarse con lo que transmiten nuestros ojos.
Los que luchan a nuestro lado en vaivenes de la vida.
Los que nos sostienen cuando nos rezagamos y los que no caminan delante ni detrás, sino a nuestro lado.
Esos son mis ángeles, y los tuyos también.
No es necesario tener alma de niño para descubrirlos, aunque siempre ayuda la mirada bondadosa e inocente. Basta con prestar atención a lo que vivimos cada día para verlos en cada momento.
Hoy, doy gracias por los ángeles que Dios ha puesto en mi camino, porque en ellos se manifiesta su gran Amor.
Encar
www.reflejosdeluz.net


Artículos relacionados