Mis ángeles


No los vemos pero siempre están ahí, acompañándonos, alentándonos, animando, ayudando…
No los vemos pero siempre van con nosotros, allá donde vamos ellos/as están ahí…
Son nuestros ángeles.
No hablo de fantasía o de ficción, hablo de realidad.
No son pequeñitos ni tienen alas, no vagabundean volando alrededor nuestro… simplemente están ahí, dentro y fuera de nosotros.
¿Quiénes son esos ángeles? la respuesta es sencilla: son aquellos seres que forman parte de nuestra vida de manera especial.
Aquellos a los que hemos abierto las puertas de nuestro corazón y entran en nuestra morada con el mayor respeto del mundo porque sienten que lo que vivimos y pensamos es importante para ellos.
Los que pasan sin llamar porque no necesitan pedir permiso ya que saben que siempre lo tienen por nuestra parte.
Aquellos a los que podemos confiarles nuestros secretos, nuestras alegrías y, sobre todo, nuestra debilidad.
Los que sufren con nuestro dolor y gozan con nuestras alegrías.
Los que nos miran de frente sin temor a encontrarse con lo que transmiten nuestros ojos.
Los que luchan a nuestro lado en los proyectos que emprendemos.
Los que tiran de nosotros cuando nos rezagamos y los que no caminan delante ni detrás sino a nuestro lado.
Esos son mis ángeles, y los tuyos también.
No es necesario tener alma de niño para descubrirlos, aunque siempre ayuda la mirada bondadosa e inocente, tan solo basta atender lo que cada día vivimos para verlos a cada momento.
Hoy, doy gracias por los ángeles que Dios ha puesto en mi camino porque en ellos se manifiesta su gran Amor..
Encar
www.reflejosdeluz.net



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.