No dejes de patinar


Es fácil patinar a pesar de que nos empeñemos en que todo nos salga perfecto.
Solo patina el que sale a caminar, el que se esfuerza por algo o emprende algún proyecto.
Los que no hacen nada nunca patinarán porque no se expondrán a la probabilidad del error.
Por eso… prefiero a la gente que patina, la que se confunde, la que da un resbalón, la que mete la pata… porque esa gente ¡Está viva!
El que patina y cae siempre tiene opción de levantarse, de rectificar o intentar de nuevo alcanzar una meta… el que no patina posiblemente esté anclado en la inactividad o pasividad de los «brazos cruzados».
Dios siempre nos ofrece una nueva oportunidad, por eso, aunque resbales mil y una veces… levántate dos mil y dos veces.
Muchos desean que lo hagas y están ahí cerca de ti por si acaso dieses un patinazo para poder ayudarte y caminar junto a ti.

Encar_AM
reflejosdeluz@yahoo.es



Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *