Un nuevo día


A veces no nos sentimos como quisiéramos sentirnos.
A veces no logramos lo que quisiéramos lograr.
A veces las cosas que suceden no tienen sentido.
A veces la injusticia llega a nuestra vida sin poder hacer que la verdad triunfe.
A veces la vida nos lleva por caminos que están fuera de nuestro control.
A veces nos planteamos nuestro futuro y nos perdemos en el intento de ser felices.
A veces la tristeza se instala en nuestro corazón sin poder salir de ella.
Es en esos momentos cuando debes parar, debes reflexionar y decidir lo que es mejor para tu vida.
La dignidad humana está por encima de cualquier situación, no dejes que nadie la pise, nadie.
No dejes que nadie transforme tu felicidad en tristeza continua, no dejes que nadie se convierta en justiciero de tu vida.
Nadie tiene derecho a hablar sin sentido ni a convertir tu alegría en un oscuro dibujo carente de color.
La verdad antes o después emerge sacando a la luz la verdad más plena.
Cada mañana amanece y nos ofrece la posibilidad de ser feliz.
Eres dueño de tu vida, tu transparencia hablará más que tus palabras, tus gestos dirán lo que realmente eres.
Cada mañana amanece y tienes derecho a ser feliz.
No dejes que nadie ni nada convierta tu vida en una prueba en la que tienes que demostrar tu verdad más profunda.
Dios sabe quien eres y lo que eres. Con Él todo lo tienes.
No dejes que nadie empañe cada amanecer de tu vida.

Encar_AM


Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *