Hablar de la vida de los demás


¡Qué fácil nos resulta hablar de la vida de los demás! ¡Qué poco nos paramos a pensar si aquello que decimos hace daño, directa o indirectamente a los otros!
¿Será que nosotros hacemos todo bien y por eso nos sentimos con el poder de comentar o criticar aquello que otros hacen?
La vida ejemplar no existe. Todos intentamos hacer las cosas lo mejor que sabemos y podemos.
Cuando nuestra mirada no es limpia no vemos más allá de lo puramente externo, filtramos los comportamientos de los otros en función de nuestra formación, cultura, intereses y gustos.
¡Cuantas veces un mismo hecho realizado por dos personas diferentes lo disculpamos en una y lo criticamos en otra!… Eso sucede porque no es el hecho en sí lo que nos parece bien o mal sino la relación que tenemos con las personas lo que nos hace perdonar o no.
Jesús sí tuvo una vida ejemplar y… predicó con la vida, con el testimonio, con los hechos… Perdonó a quienes lo crucificaban, se acercó a aquellos que desconfiaban de él y entregó su vida para «darnos vida».
La vida de Jesús sí fue un ejemplo y… a pesar de ello… no criticó.
Encar
www.reflejosdeluz.net


Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.