Guardar silencio


¡Qué difícil resulta a veces guardar silencio!

Tenemos una gran necesidad de comunicación, de expresar lo que sentimos y vivimos.

Dicen que cuando uno calla «otorga», pero realmente… cuando uno calla es porque no quiere hablar.

Las razones pueden ser varias, el miedo, el respeto, la privacidad, el salvaguardarse, la prudencia, el no darse a conocer, el mantener las apariencias o el no tener, realmente, nada que decir.

Cuando callamos, normalmente sabemos porqué lo hacemos aunque… los demás pueden interpretar nuestro silencio de muy diferentes maneras.

Que Dios sea una ayuda para que nuestra boca calle antes de hacer daño, de herir, criticar o manipular a los demás…. pero que también lo sea para abrir nuestra boca ante la injusticia, la insolidaridad, la falta de respeto y la reivindicación de los derechos elementales de las personas.
No es mejor el que calla que el que habla… tampoco es mejor el que habla haciendo daño. Encontrar el equilibrio es la virtud.

Encar_AM
www.reflejosdeluz.net



Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *